Santos Patronos - Solar de Arevalo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Santos Patronos

Nuestro Santo Patrón:
San Victorino Mártir
San Victorino parece haber sido un obispo que junto con San Maro y san Eutyches, acompañaron a Saint Flavia Domitilla, en su exilio en Ponza. Nativo di Amiternum, antigua ciudad sabina, patria de Sallustio hoy ubicada en el territorio de la provincia de Aquila. 
Según algunas fuentes, fue martiriado junto con san Eutiche y san Maron. El martirio se habría llevado a cabo en Cotilia, sobre la Salaria (en la provincia de Rieti). La llanura que se extiende cerca de las termas de Cotilia, se llama llanura de San Vitorino. Il Santo fue sepultado y venerado en la via Salaria, en Amiterno (hoy San Vitorino), en una cripta del siglo IV. Las reliquias fueron llevadas en el siglo X al monasterio de San Vincente, en Metz. Así habla de él el Martirologio Romano: El beato Vitorino, Obispo y Mártir, fue hecho obispo de la ciudad de Amiterno por elección de todo el pueblo, que lo eligió tanto por su santidad como por sus milagros. Recibió la corona del martirio en Roma, bajo Trajano. (Siglo II). Su cuerpo fue recogido por los cristianos, y honorablemente sepultado en Amiterno, en el Abruzzo. 
Patrona de Arévalo:

Nuestra Madre la Santísima Virgen de las Angustias
La Virgen de los Dolores es una advocación de la Virgen María. También es conocida como Virgen de la Amargura, Virgen de la Piedad, Virgen de las Angustias o La Dolorosa. Su fiesta es el Viernes de Dolores o el 15 de septiembre; su vestidura por lo normal es negra o morada.

Se la invoca en latín como Maria Virgo Perdolens o Mater Dolorosa y es una de los numerosas advocaciones a través de las cuales la Iglesia Católica venera a la Virgen María. La advocación (Dolores) destaca el sentimiento de dolor de la madre ante el sufrimiento de su hijo. Los "siete dolores" hacen referencia a los siete episodios de la vida de Jesucristo, relatados por los evangelios, que hicieron sufrir a María, quien acompañaba a su hijo en su misión de Redentor.

La devoción a la Mater Dolorosa se desarrolla a partir de finales del siglo XI. En 1239, en la diócesis de Florencia, la Orden de los Servitas u Orden de frailes Siervos de María, cuya espiritualidad estaba muy ligada a la Santa Virgen, fijó la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores el 15 de septiembre.


Detalle de la preciosa imagen de la Santísima Virgen de las Angustias
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal